El asombro es una habilidad que se puede cultivar

por Paul Nicolaus
View of the mountains and aurora borealis

En la víspera de Navidad de 1968, los terrícolas sintonizaron, hipnotizados, mientras los miembros de la tripulación del Apolo 8 transmitían sus palabras e imágenes al resto de la humanidad. «La gran soledad de la luna aquí arriba es impresionante», comentó Jim Lovell durante la transmisión en vivo de la primera misión tripulada a la luna, «y te hace darte cuenta de lo que tienes en la Tierra».

Los astronautas que han visto nuestro planeta desde el espacio a menudo describen un cambio cognitivo que transforma su perspectiva, un fenómeno al que el autor Frank White se refiere como el «efecto de visión de conjunto». Además de evocar una respuesta emocional inmediata, también parece tener un impacto a largo plazo. Varios exastronautas se han embarcado en esfuerzos ambientales y humanitarios, citando este cambio mental como catalizador, explica la candidata a doctorado de Harvard Megan Powell Cuzzolino, quien estudia el asombro en el contexto del aprendizaje y el descubrimiento científico.

Sin embargo, los viajes espaciales no son un requisito previo para experimentar el asombro. La icónica foto de «Earthrise» tomada durante esta misión hace 50 años creó lo que podría llamarse un efecto de mini-vista general en la gente en casa. La imagen es ampliamente citada como un punto de inflexión que “dio origen al movimiento ambiental de mediados del siglo XX”, dice Cuzzolino.

Haga clic aquí para leer el resto del artículo (en inglés).

Compartimos con ustedes este increíble artículo de Sierra Magazine
Una vez más muchas gracias por tus palabras, amabilidad y por permitirnos compartirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *