Honrando a Thay

Leí en un e-mail que Thich Nhat Hanh había partido. Amado Thay… Fue un shock. Me detuve a respirar; honré sus profundas enseñanzas en mi corazón. Luego levanté la vista y allí estaba… en todos los cauquenes comiendo en el pasto, en el viento que movía las hojas, en esa energía amorosa inimaginable que une todas las cosas en el aquí y ahora. Sentí que simplemente se expandía en cada ser viviente, y podía sentirlo con solo mirar alrededor. Gracias Thay… qué vida tan increíblemente sabia y amorosa. No hay palabras para describir cuánto nos afectó a todos nosotros cuyos caminos se cruzaron con sus enseñanzas. ¡Gracias! Con PROFUNDO AGRADECIMIENTO y AMOR…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Open chat
Chateá con nosotros